• Ensuciamiento del revestimiento MORTEX: causas y remedios

    1. Causas de la suciedad
    El ensuciamiento del revestimiento MORTEX COLOR 2-N se debe a un acabado estructurado o muy estructurado. MORTEX® es un producto que permite y acepta una amplia gama de aplicaciones, desde las superlisas a las lisas, estructuradas o incluso muy estructuradas. Cuanto más liso sea el acabado (cerrado), menor será el riesgo de ensuciamiento, ya que hay menos microcavidades para el depósito de polvo fino.
    En el caso de los revestimientos «técnicos» (suelos, duchas, etc.), tener un soporte con poros abiertos (cavidades) ya es una deficiencia en la aplicación. Esta debilidad dificulta la impermeabilidad del sistema, que tenderá a atarcarse en estas zonas.
    En el caso de los suelos estructurados, la suciedad tenderá a marcarse más rápidamente, lo cual es lógico (lo mismo puede decirse de todas las juntas profundas de los azulejos, baldosas de travertino, etc.).
    La suciedad será también más profunda en caso de limpieza poco frecuente, o de una limpieza rápida y/o superficial, lo cual es normal. A medida que la suciedad se acumule, será más tenaz de limpiar porqué se presentará en forma de lodo seco tras la limpieza con agua.

    2. ¿Cómo evitar la suciedad?
    Para evitar que el revestimiento se ensucie con el tiempo, lo ideal es que los acabados sean lisos y estén bien protegidos.
    Siempre aconsejamos al aplicador que proporcione al cliente final una muestra (de un mínimo de 80 cm x 80 cm) para que la valide antes de comenzar el trabajo.
    Para solicitudes de realizaciones de suelos estructurados en zonas relativamente propensas a la suciedad (entradas de jardines, etc.), el cliente final, que es el responsable de la obra, debe decidir sobre la resistencia a la suciedad cuando el aplicador presente la muestra y determinar si la resistencia a la suciedad propuesta es suficiente para él.
    Lo mismo ocurre con la resistencia. Los tipos y niveles de suciedad también dependen del uso previsto de los locales.
    Sobre la última capa técnica de MORTEX COLOR 2-N se puede aplicar una capa de MORTEX COLOR 2-F2 que, al ser más fina, favorece los acabados lisos y más cerrados (sin microcavidades).
    La empresa (aplicador artesanal) debe asegurarse de que la protección adecuada penetre en las eventuales microcavidades del revestimiento.

    3. Limpieza
    Si no se han respetado todas las precauciones descritas anteriormente durante la instalación del revestimiento MORTEX COLOR, se puede haber creado un ensuciamiento en los poros y microcavidades del revestimiento. Se trata de una acumulación de polvo fino que se deposita en el fondo de las cavidades y que no se eliminará solo con una pasada de agua en superficie!
    Para obtener una limpieza a fondo, se recomienda humedecer la superficie con agua a temperatura ambiente. Hay que dejar que la acción capilar de la suciedad actúe durante los minutos necesarios para que se ablande y se pueda eliminar más fácilmente pasando un cepillo suave, que eliminará los residuos que se podrán recoger con un paño.
    Repita la operación si es necesario.