• ¿Cómo eliminar la protección por impregnación (oleófugo) en el revestimiento Mortex®?

    Si por una u otra razón (por ejemplo, para cambiar el color del revestimiento o realizar una reparación) es necesario eliminar este aspecto aceitoso, la mejor solución es eliminarlo mecánicamente (siempre y cuando el oleófugo esté completamente seco) mediante la abrasión de la superficie con un disco de diamante (grano entre 100 y 150).
    (Ir directamente al punto 3 si el oleófugo ha endurecido mucho).
    1. Limpiar la superficie con aguarrás con un paño de algodón blanco para eliminar la mayor cantidad de oleófugo posible.
    2. Utilizar un limpiador al vapor estilo Vaporetto para intentar de nuevo eliminar lo máximo posible los restos de oleófugo.
    3. Desgastar/lijar la superficie hasta que no queden restos de oleófugo.
    Tener en cuenta que si queda algún residuo de oleófugo, el barniz no adherirá en estas áreas y la ducha no estará bien impermeabilizada. Por lo tanto, hay que tener cuidado en eliminarlo todo, lo que es una operación bastante delicada.
    4. Aspirar y limpiar la superficie para eliminar todo rastro de polvo.
    5. Después del secado completo, aplicar la protección elegida según el método recomendado por Beal.
    Reserva: después del punto 3, es posible que queden restos de oleófugo después de que éste se haya secado y endurecido en todo su espesor. En principio, el barniz debería adherir encima, pero no tenemos ninguna prueba al respecto.
    En principio, el lijado debe hacerse con un disco de diamante. Esto puede dañar el producto Mortex. En este caso, eliminar una parte de este a una profundidad de unos 0,5 mm. Aplicar una capa de producto Mortex Color 2-N seguida de una capa de Mortex Color 2-F1 bien alisada.
    Si el producto MORTEX es estructurado y no es perfectamente liso, no será posible eliminar todo el oleófugo de las pequeñas cavidades sin atacar la última capa del producto MORTEX.
    Por lo tanto, aconsejamos abrasar toda la superficie hasta obtener una superficie perfectamente lisa sin poros abiertos.
    La superficie lijada y el entorno directo deben ser limpiados a fondo y desempolvados.
    Después de aplicar y dejar secar una capa de imprimación RESIDUR, se aplicará una nueva capa de producto MORTEX sobre el soporte.
    Sobre esta última se aplicará, según el protocolo de aplicación, la protección elegida.
    En caso de presencia de oleófugo fresco, se pueden hacer pruebas con trementina (aguarrás).