• ¿Cuales son las causas de las manchas sobre el producto MORTEX® y como evitarlas?

    Causas de la aparición de manchas Cuando el producto MORTEX® se aplica de forma muy estructurada con la formación de micro cavidades más o menos importantes, es posible que se produzcan penetraciones de líquidos grasos u otros líquidos a nivel de estas aperturas.
    En efecto, estos lugares son puntos débiles para el revestimiento y su protección. Para evitar posibles penetraciones, es esencial tratar bien estas cavidades. Al aplicar los productos protectores (barnices, aceites, etc…) mediante un tratamiento normal (rodillo o brocha…), estos no penetran en estas cavidades, porque son demasiado espesos. Es imperativo hacerlos penetrar, dando golpecitos con el cepillo/brocha para tratar los bordes de estas cavidades así como el fondo.
    Por lo tanto, constatamos en estos lugares un fenómeno de capilaridad lateral, debajo de la protección, causando un soporte manchado. Este último sólo puede secarse a través de las pequeñas aperturas formadas por las micro cavidades en cuestión. La grasa queda atrapada.
    Para las capas «técnicas» (suelo, duchas, etc…), el hecho de tener un soporte con poros abiertos (cavidades) ya es una deficiencia en la aplicación. Esta debilidad afecta a la estanqueidad del sistema y tenderá a ensuciarse en estas áreas.
    La presencia de manchas en ciertos lugares y no en otros demuestra que la protección (barniz u otra) es eficaz si se aplica correctamente.

    Las manchas sólo están presentes en las zonas que no han recibido protección. Por lo tanto, es imperativo aplicar el barniz (dando golpecitos) u otra protección en estas pequeñas cavidades no tratadas. Estas cavidades no tratadas, por supuesto, siempre deben evitarse.
    Los soportes lisos pueden presentar el mismo problema si la protección no se aplica correctamente. La aplicación correcta para evitar las manchas Por eso, siempre recomendamos hacer una muestra y validarla para determinar el acabado (estructurado, liso, etc.) según el destino en la obra.
    Por ejemplo: para una ducha y/o una encimera, siempre recomendamos un acabado liso para evitar un fenómeno de ensuciamiento y facilitar el mantenimiento. Hay que tener en cuenta que estas cavidades a veces son difícles de proteger porqué algunas de ellas se comunican en el fondo.Es en estas cavidades donde se deposita la suciedad (suciedades, jabón, residuos de limpieza, productos aceitosos, tintes para el cabello, harina, mantequilla, etc.). Las microcavidades crean un posible paso para el agua.

    Por lo tanto, es fundamental sellar bien las superficies, evitando la presencia de grandes microcavidades, y aplicar la protección adecuadamente.